REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 123 Abril - Mayo 2021

// Estilo

El amor y las relaciones virtuales

Por efectos del COVID-19, muchas personas han migrado a estas plataformas digitales en busca de amigos o pareja, las cuales facilitan el contacto entre afines.

En pleno siglo XXI, el amor y las relaciones de pareja no podrían ser ajenos a la tecnología. Casi todo gira en torno a Internet y las redes sociales; de hecho, cada vez más personas optan por conocer amigos o pareja con estos mecanismos y más aún en tiempos de pandemia, cuando se restringió la mayoría de los encuentros físicos.

En la actualidad hay varias aplicaciones que se han desarrollado para que hombres y mujeres encuentren amigos o a su media naranja sin tener que salir de casa. Se estima que, en Colombia, operan más de veintisiete plataformas digitales de este tipo, todas con sistemas que facilitan juntar parejas por medio de algoritmos que parten de la ubicación geográfica del usuario y los sectoriza según sus intereses o rangos de edad deseados, entre otras variables. Estas aplicaciones se han convertido en una alternativa para acordar citas virtuales, chatear, enviar mensajes o hacer videollamadas, todo desde la comodidad y la seguridad del hogar, sin riesgo de contagio.

Basta con crear un usuario y subir una foto para empezar a conocer gente del extranjero, del país, de la ciudad o del mismo vecindario, si se desea. Según los expertos, estas nuevas modalidades han cambiado las formas de conquistar, pues ya no es necesario que alguien presente a una persona, sino que cada quien puede conocerla sin necesidad de intermediarios.

Podría creerse que aquellos que buscan amigos o una relación sentimental por estos medios son personas poco agraciadas, tímidas, introvertidas o con problemas para socializar o interactuar, pero según Zulma Gómez, psicóloga especialista en terapia de pareja, a estas plataformas también acuden personas funcionales, con vidas normales y que simplemente quieren experimentar una relación casual o buscan una pareja estable.

Relaciones poco satisfactorias

En los últimos años, las redes sociales han tomado presencia en distintos escenarios de casi todos los grupos etarios, en especial, de los jóvenes, que ven en estas plataformas una buena alternativa para conocer nuevas personas o una posibilidad para iniciar una relación sentimental; no obstante, un estudio a cargo del Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana encontró que, en las relaciones románticas sostenidas mediante Internet entre jóvenes universitarios, el grado de satisfacción es bajo, con respecto a las relaciones en las que sí hay presencia física.

El estudio evidenció que el afecto físico no es reemplazado por el afecto recibido por medio de una pantalla y que termina reflejado en la importancia que los implicados deciden darle a la relación; esta es mucho menor en comparación con la que se le da a una relación en la que sí existe presencia física.

Otro de los aspectos examinados en el estudio corresponde al tiempo. Muchas veces, estas relaciones son calificadas con el adjetivo de “efímeras”. Esto también tiene que ver con el hecho de que la virtualidad hace de las conexiones humanas algo más habitual y superficial, más intenso y breve, lo cual dificulta establecer un vínculo verdadero.

Amor en línea

Por otro lado, hay quienes ven posible conseguir un vínculo estable; de hecho, hay casos de parejas que se conocieron mediante aplicaciones en línea, se casaron y viven felices. El aislamiento y la virtualidad permiten a los usuarios dejar a un lado lo físico y conectarse con otros aspectos de la persona que está al otro lado de la pantalla. Según los expertos, concentrarse más en las palabras y en los mensajes, por ejemplo, propicia relaciones más significativas.

Si lo que se quiere es una unión estable, la psicóloga Gómez recomienda ser muy sincero y honesto desde el principio y no fingir cosas que no son o no se saben. Eso sí, siempre hay que tener cuidado con quien se acaba de conocer, porque en ocasiones puede tratarse de gente malintencionada.

Recomendaciones

  • No idealizar ni ilusionarse con quien se acaba de contactar. A veces no resulta ser lo que se esperaba o, simplemente, el momento del encuentro en vivo nunca sucede.
  • No dar información personal. Una opción es utilizar seudónimos. Además, es recomendable no exponer su rostro si va a utilizar cámaras durante las citas.
  • Buscar datos adicionales de la persona, ya sea por medio de sus publicaciones como las de su círculo social más cercano. Esto ayudará a comprobar si tiene compromisos con otra persona y cómo es su comportamiento.
  • Si van a reunirse en una primera cita, lo mejor es programarla en un sitio público o ir acompañado.
  • Aunque por motivo de la pandemia se recomienda reducir al máximo las reuniones presenciales, también es importante que la relación no se desarrolle solo en espacios virtuales.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!