REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 123 Abril - Mayo 2021

// Salud

Terapias de pareja, una herramienta de convivencia

Estas se han convertido en la “tabla de salvación” cuando se trata de evitar separaciones e, incluso, de llegar a buenos acuerdos, si estas son inevitables.

Asesoría: Yenny Milena Castro Coy, psicóloga especialista en Evaluación clínica y tratamiento de trastornos emocionales y afectivos, adscrita a Colmédica Medicina Prepagada.

Los conflictos de casa forman parte del pan diario de cualquier pareja. Son situaciones normales con las que se lidia, que llevan el peso de distintas circunstancias, que involucran también a hijos, familiares y amistades y que se pueden acentuar en esta época. No obstante, cuando algo se sale de curso y se amenaza seriamente la convivencia y la continuidad de la unión, las terapias de pareja surgen como una opción muy válida para intentar salvar las cosas.

¿En qué consisten?

Para empezar, en opinión de la psicóloga Yenny Milena Castro, es preciso saber que una terapia de pareja es un tratamiento, una intervención terapéutica guiada por un psicólogo, con el fin de ayudar a que mejore una situación o la relación cuando existe un problema particular que interfiere en su funcionamiento e incluso genera sufrimiento en una o las dos partes. “Implica la participación consensuada y activa de las dos personas, compromiso y disciplina para conseguir que el resultado sea positivo”, afirma la experta.

En pro de la armonía

Uno de los objetivos de estas terapias es ayudar a que los miembros de la pareja puedan concluir si serán más felices juntos o separados. “El terapeuta inicia con un marco en el que el trabajo se base en la comunicación, el diálogo y el respeto, crea un clima agradable en donde las dos personas se sientan cómodas al hablar sobre lo que consideran sus problemas”, explica la doctora Castro. Además, ambos podrán expresar abiertamente qué piensan, qué sienten, qué perciben del otro, así como información necesaria para que el profesional lleve a cabo la evaluación y ayude a determinar cuál es el camino más favorable.

Las sesiones

Una vez definida la intervención, destaca la psicóloga, se llevará a cabo un número de sesiones para trabajar en la resolución de los problemas y, en ocasiones, se hará una serie de ejercicios para que ambos los practiquen y se mantengan después de todo el proceso; con estos, tanto ellos como el especialista observarán e irán evaluando si hay o no avances durante el tratamiento. Para el desarrollo de las sesiones y los ejercicios en casa se fijarán límites que permitan la consecución efectiva de los logros y que no se podrán sobrepasar.

Buscar ayuda

De acuerdo con Yenni Castro, las terapias de pareja son valiosas cuando surgen situaciones como:

  • Insatisfacción frente a algún aspecto de la relación.
  • Fallos de comunicación y una crisis puntual.
  • Dificultades en las relaciones íntimas, problemas de infertilidad, entre otros.
  • Ausencia de metas compartidas o indecisión sobre los planes del futuro.
  • Infidelidad, celos, dependencia emocional, confusión de jerarquía dentro del hogar o discrepancias en las pautas de crianza de los hijos.

Lo positivo

Para los expertos, estas son algunas de las ventajas al recibir apoyo profesional:

  • Mejora la comunicación, que es la base para que la relación tenga una óptima dinámica.
  • Ayuda a reforzar los lazos afectivos.
  • Contribuye al desarrollo de actitudes que facilitan la convivencia.
  • Reconocimiento de los recursos que se tienen para solucionar los conflictos o aprenderlos, si no los hay.
  • Identificación de los patrones negativos para poder salir de ellos.
  • Si es inevitable la separación, se puede hacer en los mejores términos, con acuerdos positivos.

Uno de los objetivos es llevar a los miembros de la pareja a concluir si serán más felices juntos o separados.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!