REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 123 Abril - Mayo 2021

// Salud

XI brigada médica Llevamos vida, en Cumaribo (Vichada)

A pesar de la pandemia por la que estamos atravesando, en Colmédica seguimos con las brigadas médicas Llevamos vida, en alianza con la Patrulla Aérea Civil Colombiana (PAC), para movilizar apoyo médico a los territorios de nuestro país que más lo necesitan.

En esta ocasión volvimos al municipio de Cumaribo, en el departamento del Vichada, los días 12 y 13 de marzo. A las instalaciones del colegio Sagrado Corazón de Jesús, en el casco urbano del municipio, arribó una gran cantidad de personas que desde hace mucho tiempo no habían recibido una adecuada atención en salud. En total, se atendieron 355 pacientes, entre los que se encontraban víctimas de la violencia, desplazados, integrantes de comunidades indígenas y extranjeros de nacionalidad venezolana que habitan en el municipio.



Para muchos profesionales, estas brigadas representan una oportunidad para ayudar a los menos favorecidos y, de paso, retribuir algo de lo que la vida les ha brindado. Óscar Alexander Pedraza Álvarez, ginecólogo de Colmédica Medicina Prepagada, considera que las brigadas son iniciativas maravillosas que les permiten a los profesionales cumplir el deseo de ayudar a la gente más necesitada y demostrar gratitud por todo lo bueno que tienen en su vida como su familia, su trabajo, la salud y la posibilidad de servir.

Con todos los protocolos

Para garantizar la seguridad y el cuidado tanto del personal médico, de los voluntarios y de los asistentes, antes del ingreso a las instalaciones del colegio, un equipo logístico del municipio diligenció un cuestionario de síntomas para identificar pacientes con posible infección respiratoria, los cuales fueron remitidos a valoración médica en el hospital local. Al recinto solo ingresaron las personas asintomáticas, a quienes se les hizo entrega de un tapabocas quirúrgico y se les suministró alcohol o gel antibacterial para higiene de manos. Una vez finalizado el proceso de admisión, ingreso y asignación de servicio, se procedió a la atención específica.

Durante la jornada se brindaron 729 atenciones, divididas en consulta básica, consulta especializada y procedimientos. Los asistentes recibieron consultas de optometría, pediatría, nutrición, enfermería y ginecología. A las mujeres gestantes se les prestaron servicios de ecografía obstétrica, asesoría y toma de prueba rápida de VIH/sífilis, medición de hemoglobina capilar, valoración nutricional y control prenatal con médico familiar. Debido a las barreras que existen para acceder a servicios de salud, más de la mitad de las pacientes valoradas no había tenido su primer control prenatal, a pesar de que muchas de ellas ya estaban en su segundo trimestre de embarazo. El servicio de enfermería, por su parte, ofreció a las asistentes que no estaban en embarazo consejería en métodos de planificación familiar, toma de prueba de embarazo e inserción de implante subdérmico Jadelle como método anticonceptivo.

Entrega de medicamentos

Además de recibir una atención médica integral compuesta por varias especialidades, los pacientes que asisten a estas brigadas también reciben, gratuitamente, los medicamentos que les hayan sido formulados por los profesionales para el manejo de las patologías diagnosticadas. En esta oportunidad se entregaron más de doscientos tratamientos médicos completos, en especial para el manejo de cuadros de anemia, bajo peso y alteraciones en piel, entre otros tipos de patologías. Según Lucy Rubiano, regente de farmacia de la PAC, este proceso requiere un alistamiento previo de medicamentos bastante laborioso, que implica un gran trabajo profesional y logístico. “Además de los fármacos debemos llevar equipos, dispositivos, suministros y todo lo necesario para que los médicos puedan desempeñar su trabajo sin ningún problema. Una vez el profesional ha formulado y establecido las dosis indicadas para cada paciente, el personal de farmacia se encarga de la dispensación y de la asesoría a pacientes acerca de cómo se deben administrar los medicamentos”, afirma Rubiano.

Atención a la población infantil

Buena parte de los pacientes beneficiados fueron niños y adolescentes entre 0 y 17 años. En la mayoría se identificaron deficiencias en alimentación balanceada por predominio de consumo de productos industrializados. En los casos detectados de desnutrición aguda se entregaron fórmulas médicas con tratamientos completos y fueron remitidos al servicio de urgencias del hospital local.

Con buenos ojos

También se brindó el servicio de optometría, el cual resulta muy importante para mejorar la calidad de vida de los pacientes y más cuando muchos de ellos no han asistido a una valoración de este tipo en muchos años. El diagnóstico más frecuente fue presbicia e hipermetropía, con un 27% de los casos cada uno, seguido de astigmatismo. Los asistentes recibieron, sin costo, las monturas con sus respectivas fórmulas ópticas.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!