REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 124 Junio - Julio 2021

// Buena vida

Higiene personal responsable con el ambiente

A la hora de comprar productos de aseo personal o belleza tenga en cuenta aquellos que estén acordes con una versión ecológica sostenible.

Cada vez más personas son conscientes de la importancia del cuidado del ambiente y de la preservación de los recursos naturales. Hoy en día hay quienes prefieren productos ecoamigables y, aunque su consumo todavía es escaso comparado con aquellos de tipo industrial, en el mercado surgen más alternativas para la protección del planeta.

Casi en todos los sectores hay modelos alternativos que suplen las necesidades de manera más amable, entre ellos, el de higiene o belleza, que precisamente es uno de los que más residuos produce y más consumidores tiene; por eso, algunos fabricantes les han apostado a productos que para su elaboración no utilizan materiales de difícil descomposición, como el plástico. Se calcula que, al año, se fabrican más de 100 millones de toneladas de este material, por lo que esa contaminación, lejos de desaparecer, es cada vez mayor; de esos 100 millones de toneladas, 13 acaban en los océanos, con toda su composición química.

Aunque no suele ser fácil conseguir estos productos, puesto que no se comercializan en almacenes o supermercados tradicionales, sino por Internet, existen en la actualidad versiones ecológicas de desodorantes, cuchillas de afeitar, cepillos e hilo dental, champús en barra, cremas para manos, toallas desmaquillantes y opciones para la higiene femenina, como la copa menstrual o ropa interior absorbente para el período. Muchos de ellos también son más saludables, pues su producción es artesanal y están libres de ciertos compuestos químicos tales como sulfato de sodio, que tienen efectos negativos en el organismo.

Salud oral

¿Alguna vez imaginó un cepillo de dientes de madera? Cuesta trabajo concebir esta idea, pero lo cierto es que marcas pequeñas lo han traído al mercado colombiano, con el fin de reducir el uso del plástico. Los cepillos a base de bambú son más resistentes, pueden utilizarse por más tiempo y son reciclables; eso sí, es importante que la madera provenga de bosques sostenibles. Asimismo, es posible encontrar hilo dental de carbón activado y cera de candelilla, que ayuda a mantener los dientes blancos y limpios, y deja un refrescante sabor a menta.

Champú en barra y jabones artesanales

Cada vez ganan más popularidad en redes sociales. Según comentarios, aparte de ser elaborados a mano, rinden más que aquellos de tipo industrial, proporcionan mayor limpieza y, en el caso del champú sólido, acondiciona el cabello y lo llena de nutrientes. Los fabricantes aseguran que en su preparación se utilizan menos químicos, conservantes, fragancias y colorantes que disminuyen la contaminación del agua y, al no estar contenidos en botellas, evitan el uso de recipientes de plástico.

Cuchillas de afeitar

Antes, algunas máquinas de afeitar eran de madera, pero con el tiempo fueron remplazadas por las desechables de plástico. Una pequeña empresa presente en nuestro país, que comercializa productos sostenibles, ofrece una elegante maquinilla de bambú de doble filo, con empuñadura de madera maciza y cabezal de acero inoxidable. A diferencia de las cuchillas desechables, es una excelente alternativa ecológica, que tiene un diseño unisex y brinda una afeitada precisa tanto para hombres como para mujeres.

Toallas desmaquillantes reutilizables

A la hora de quitarse el maquillaje, los famosos pomos o algodones que se empapan de aceite y terminan en la caneca, untados de pestañina, labial y delineador, representan un problema de residuos. Son varias unidades las que se utilizan en esta rutina y, al igual que otros productos similares, después de estar en la basura terminan en los ríos u océanos. Por fortuna, ya se consiguen en el mercado o por Internet opciones para la limpieza de la piel, que se pueden lavar y volver a usar varias veces, sin ningún problema.

Copa menstrual

Se trata de un producto revolucionario. Algunas personas han decidido usarla porque resulta más respetuosa con la flora de la zona vaginal y también por motivos ecológicos, pues una de sus principales ventajas es que es reutilizable y tiene diez años de vida útil, mientras que los tampones y las toallas higiénicas desechables tardan casi quinientos años en degradarse.

Ropa interior absorbente

La idea surgió como una opción para aquellas mujeres de escasos recursos que no tenían acceso a toallas sanitarias ni tampones. Con el tiempo, su producción se volvió más sofisticada y hoy en día es una alternativa para disminuir la huella ambiental. Funcionan como un tipo de ropa interior especial para el flujo menstrual, elaborada con microfibras impermeables, transpirables y antibacterianas. Al igual que la copa, estas prendas se pueden lavar y volver a utilizar.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!