REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 124 Junio - Julio 2021

// Familia

¿El ayuno es tan apropiado como se cree?

El ayuno intermitente tiene cada vez más adeptos. Los estudios sobre sus beneficios y riesgos están divididos entre quienes afirman que no es tan provechoso como se cree, mientras otros enfatizan que sí lo es.

Asesoría: Ángela María García, nutricionista dietista adscrita a los Centros Médicos Colmédica.

¿Ayunar para mejorar la salud y perder peso es una buena decisión en materia de salud? Millones de personas en el planeta ayunan de manera periódica. Unas lo hacen por motivos espirituales y religiosos; otras, con el fin de perder kilos lo más pronto posible, y algunas porque ven en esta práctica una fuente de salud y longevidad.

Opiniones divididas

Se han desarrollado múltiples estudios sobre esta materia, entre ellos, el del Instituto de Longevidad de la Universidad de Carolina del Sur, Estados Unidos. En la primera fase se utilizaron ratones de laboratorio y se demostró que una abstinencia de dos a cinco días disminuía los biomarcadores de enfermedades del corazón, diabetes y cáncer. Más adelante, los científicos hicieron las mismas pruebas en humanos y determinaron que había una reducción similar en los factores de riesgo de esas enfermedades.

La otra cara de la moneda sostiene que esta técnica no es tan eficiente como se cree. Investigaciones adelantadas por universidades de Reino Unido hallaron que las dietas basadas en ayuno intermitente son poco beneficiosas para la salud.

Para Ángela María García, nutricionista dietista de los Centros Médicos de Colmédica, los riesgos son altos, porque la abstinencia no está pensada para todo tipo de personas. Por ejemplo, quien padece hipoglicemia no debe ayunar, porque va a presentar serias complicaciones médicas; tampoco se puede pedir a un paciente diabético que se someta a largos períodos sin ingerir alimentos, porque su condición de salud es de cuidado.

El ayuno natural y los ayunos impuestos

La doctora García explica que hay un ayuno funcional que es natural y es el que hace el organismo durante el sueño. Después de ese lapso es necesario que reciba energía y esto se hace por medio del desayuno, hoy por hoy, considerado la comida más importante del día.

“Estas dietas, que cada día son más comunes, traen una serie de riesgos para la salud, como los desórdenes digestivos, aumento del reflujo o alteraciones en la glucosa”, enfatiza García.

Los ayunos largos —algunos de ellos, por cuarenta días—, relacionados con temas religiosos y espirituales, preocupan a los profesionales de la salud como la doctora García, pues “la pérdida de masa muscular es muy alta. Es demasiado tiempo en el que las personas consumen agua y un mínimo de alimento. A largo plazo, esa masa muscular es difícil de recuperar y vienen problemas de salud, como resistencia a la insulina y drásticos cambios en la flora intestinal”.

Son múltiples las fórmulas que se ofrecen para seguir la dieta de ayuno intermitente, como la 5:2, que propone comer sin restricciones durante 5 días y luego ingerir apenas 500 calorías, lo que equivale a una comida ligera, durante 2 días. Otra es la alterna: un día sí, un día no. El día sí, apenas se consumen 500 calorías. Este método ha encendido las alarmas entre los nutricionistas, porque consideran que no hay una evidencia científica que justifique sus beneficios y no se debe recomendar de manera generalizada con el argumento de que es una forma eficiente de perder peso o mejorar la salud.

Quienes lo defienden afirman que el número de estudios sobre la materia es creciente; además, que la gran mayoría de ellos ya ha pasado la fase de laboratorio en animales y el estudio en humanos ha demostrado sus beneficios.

“Cualquier dieta o ayuno que se vaya a seguir debe pasar primero por el estudio de un experto, quien evalúa la condición física y muestras de sangre; sobre eso determina cuál es el mejor camino. Estos ayunos intermitentes, por lo general, tienen un efecto rebote y terminan por perjudicar más a la persona en su intento de bajar de peso”, expone García.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!