REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 124 Junio - Julio 2021

// Salud

Cáncer gástrico: la prevención, la clave

A raíz de la pandemia, muchas personas han ignorado síntomas clave que pueden ser indicativos de cáncer gástrico o colorrectal. Para tener tranquilidad al respecto, los expertos recomiendan realizar una endoscopia digestiva alta a los 40 años y una colonoscopia a los 50, como exámenes de rutina.

El pasado 29 de mayo se celebró el Día Mundial de la Salud Digestiva, conmemoración creada por la Organización Mundial de Gastroenterología para sensibilizar a la población sobre la prevención y el tratamiento de enfermedades gástricas.

El equipo de oncología de la Clínica del Country está invitando a los pacientes de Colmédica para que escuchen a su cuerpo y acudan oportunamente al médico. Con este llamado se busca detectar oportunamente el cáncer gástrico o de estómago —una enfermedad que, en 2020, registró 113 221 nuevos casos en Colombia, de acuerdo con el Global Cancer Observatory— y de cáncer colorrectal, que ocupó el tercer lugar de incidencia por cáncer en población adulta en el boletín de cuentas de alto costo de 2020.

El diagnóstico temprano y la realización de la endoscopia es de particular importancia en nuestro país, dado que el cáncer de estómago es el de mayor mortalidad: en 2020, en el país hubo 6451 muertes por esta causa, que representan el 11,7 % de decesos por patologías oncológicas.

El cáncer colorrectal, por su parte, también se ha incrementado tanto en hombres como en mujeres, debido a los cambios de las costumbres alimenticias.

Las señales de alarma

“Cuando uno habla de cáncer de estómago, en lo primero que debemos ser enfáticos es en que se manifiesta con síntomas inespecíficos que la gente asocia con gastritis, reflujo, dolor que empeora con las comidas o aumento de gases”, explica el doctor Carlos Alberto Vargas, oncólogo clínico de la Clínica del Country y de la clínica La Colina. Por esta razón, el manejo con medicamentos de venta libre, como antiácidos, no debe durar mucho tiempo.

Síntomas persistentes como reflujo, ardor en el estómago, dolor que empeora con las comidas, aumento de gases y pérdida de peso son señales de un posible cáncer gastrointestinal. “Si hay persistencia de los síntomas en pocos días y se acentúan con el paso del tiempo, hay que hacer estudios con imágenes diagnósticas y endoscopias”, indica el doctor Vargas.

La doctora María Alejandra Bravo, oncóloga clínica de la Clínica del Country y de la clínica La Colina, explica los signos de alarma en cuanto al cáncer colorrectal que están relacionadas con la localización y el tamaño del tumor. Los síntomas de las lesiones proximales en colon derecho incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso
  • Diarrea
  • Cansancio y debilidad excesivas por anemia
  • En ocasiones, masa abdominal palpable

Las lesiones distales del colon izquierdo y recto se manifiestan con alteraciones del hábito intestinal, estreñimiento, disminución en el calibre de las deposiciones, sangrado rectal, pérdida de peso y dolor abdominal.

El diagnóstico de estos tipos de cáncer

Los estudios endoscópicos son las principales herramientas para el diagnóstico de tales tumores. La endoscopia alta es un examen que se realiza mediante una videocámara ubicada en el extremo de un tubo flexible y que se introduce en la boca para examinar el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado, que es el duodeno. La colonoscopia, por su parte, guarda el mismo principio, aunque se introduce el equipo por el ano para evaluar toda la extensión del colon. La gran ventaja de estas pruebas, que en la actualidad se hacen con sedación, es que permiten la toma de muestras (biopsias) y dan un resultado muy exacto.

La comunidad médica recomienda realizar una endoscopia digestiva alta a todas las personas a partir de los 40 años y una colonoscopia a los 50 años, como rutina. Sin embargo, si hay antecedentes de cáncer en familiares de primer y segundo grado, los exámenes de diagnóstico deben hacerse diez años antes de la edad en la que el familiar fue diagnosticado. Además, aconsejan tener una dieta balanceada, saludable, controlada y con todos los ingredientes, que contribuyen a disminuir las posibilidades de desarrollar estos tumores, así como evitar el consumo excesivo de alcohol o cigarrillo y visitar a un especialista cuando surjan síntomas.

La infección por SARS-CoV2 plantea retos para el tamizado, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer. “Por temor al contagio, las personas consultan menos y muchos casos nos están llegando en estados avanzados, cuando la curación ya no es una opción. Debemos protegernos del COVID-19, pero sin olvidar hacer nuestros chequeos médicos a tiempo”, recomienda la doctora Bravo.

En la Clínica del Country y la clínica La Colina contamos con todas las medidas para hacer estos estudios de forma segura.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!