REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 124 Junio - Julio 2021

// Salud

¿Cuándo hacerse una prueba de COVID-19?

Las pruebas de detección son una eficaz herramienta para identificar los casos positivos y brindarles a los pacientes un manejo oportuno.

Esperar a tener síntomas para tomarse un examen de detección es uno de los errores más frecuentes; incluso, hay quienes prefieren esperar, a sabiendas de que tuvieron contacto cercano con un caso positivo y aun así continúan con sus rutinas normales sin tomar medidas de aislamiento ni prevención. Este tipo de comportamiento ha provocado que las cifras de contagiados en el país sigan en aumento.

Ahora bien, tampoco se trata de practicarse pruebas a diestra y siniestra; recordemos que estamos en medio de una pandemia y los exámenes se requieren con urgencia en una buena parte del mundo, por lo que es necesario optimizar los recursos disponibles. Si la cantidad de pruebas es limitada, estas deben solicitarse, en primer lugar, para quienes corren mayor riesgo de infección, como el personal de salud y las personas con mayor probabilidad de enfermarse gravemente por tener comorbilidades (enfermedades crónicas), como los adultos mayores, y todos aquellos que tengan conocimiento de algún familiar, amigo o compañero de trabajo con el que compartieron sin medidas de bioseguridad, aunque sea por un breve instante.

También corren riesgo las personas que se movilizan y no respetan el uso del tapabocas, el distanciamiento o el lavado de manos con jabón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda hacerse la prueba a las personas que presenten fiebre o señales de una enfermedad respiratoria, como tos o dificultad para respirar, y también a aquellas que sean asintomáticas y hayan estado en contacto estrecho con alguien que esté o pudiera estar infectado.

Por otro lado, la OMS insiste en la necesidad de que, cuando un individuo esté a la espera de los resultados de su prueba, permanezca aislado de los demás, en especial de los más vulnerables, como los adultos mayores y aquellos con comorbilidades.

¿En qué momento?

La OMS ha establecido que el período de incubación del SARS-CoV-2 es de dos a catorce dí¬as. Aunque las pruebas PCR pueden detectar la infección desde el primer día de los síntomas hasta el veintiuno, la mayor probabilidad de ser positivas está entre los días cinco y once. También existe la prueba de antígenos, que es una buena opción si se toma en cuenta el tiempo de contacto probable o del inicio de síntomas, lo cual se decidirá en el momento de la evaluación del caso, los contactos y el lapso de evolución. Lo primero, definitivo y más importante, ante la duda o los síntomas, es aislarse completamente en casa.

Cabe advertir que una prueba de diagnóstico PCR no se utiliza para averiguar la carga viral, es decir, la cantidad de virus que posee el paciente, ya que no proporciona esa información; lo que determina es si hay o no presencia del virus.

Casos positivos

Un resultado positivo indica que hay una infección activa del SARS-CoV-2 y, por lo tanto, ese individuo puede transmitirlo a otros, aun cuando no tenga síntomas; de ahí la importancia de actuar con extremas precauciones y seguir las recomendaciones médicas. También deberá informarles a todas las personas con las que tuvo contacto durante esos días para que también soliciten una prueba y se aíslen.

El Ministerio de Salud y Protección Social, mediante el Programa de pruebas, rastreo y aislamiento selectivo sostenible (Prass), busca aumentar la cantidad de pruebas contra el virus, facilitar la identificación de casos positivos, rastrear su entorno y mantener un aislamiento sostenible selectivo. El objetivo de la estrategia es indagar los contactos de los pacientes con el virus para identificar quién ha sido positivo, quién ha estado contagiado y su círculo más cercano. Ese proceso puede abarcar inicialmente a tres o cuatro personas, hasta llegar a las treinta o cuarenta.

Recuerde usar tapabocas en casa, pues podría contagiar a sus familiares. Es su responsabilidad.

Servicio de orientación médica (SOM)

Ante cualquier duda o sospecha, los usuarios de Colmédica pueden comunicarse al SOM o a cualquier otro canal de atención, donde profesionales de la salud le brindarán una adecuada asesoría y, en caso de requerir una prueba, ellos atenderán su solicitud o, si lo prefiere, le indicarán los pasos para usted y su grupo familiar, y a dónde acudir.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!