REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 124 Junio - Julio 2021

// Salud

Mujeres: ¡a cuidar el corazón!

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, pero se ha demostrado que son más graves en la población femenina.

Asesoría: Heidy Roncancio Martínez, médica internista y cardióloga adscrita a Colmédica Medicina Prepagada.

El bienestar de nuestro organismo es una prioridad a atender constantemente y exige estar pendiente ante cualquier síntoma o anomalía que se presente. No obstante, entre los órganos que más cuidado y atención requieren está el corazón y más si se trata del de una mujer. De acuerdo con la médica internista y cardióloga Heidy Roncancio, los varones tienen una probabilidad del 30 % de morir a causa de su primer infarto, mientras que en las mujeres esta cifra se eleva hasta el 50 %. El 25 % de los hombres morirá durante el año siguiente a ese evento, así como el 38 % de mujeres.

Sin embargo, los especialistas apuntan que la enfermedad cardiovascular sigue siendo la gran olvidada de la salud femenina: es infradiagnosticada, mal manejada y poco reflejada en los estudios. Varios de estos, así como diversas encuestas, demuestran que la comunidad científica y ellas mismas la subestiman.

Los peligros

Según la cardióloga, los factores de riesgo en ambos géneros son: hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, colesterol alto, sedentarismo y tabaquismo. Existen otros que afectan específicamente a la mujer, relacionados con la salud reproductiva y con el embarazo. Las investigaciones han demostrado que resultados adversos en el período de gestación aumentan hasta cuatro veces las probabilidades de que se produzca una afectación.

“Las mujeres en edad fértil cuentan con la protección de los estrógenos, pero la menopausia induce cambios en el organismo que incrementan la posibilidad de que la enfermedad cardíaca aparezca, como el aumento de los niveles de colesterol, del peso y también del azúcar en la sangre”, asegura la especialista.

Por último, se consideran los llamados factores de riesgo no tradicionales, que son más prevalentes en la población femenina. Entre ellos se encuentran patologías autoinmunes como artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico y esclerodermia, las cuales también representan un peligro si no se saben manejar o no se descubren a tiempo.

Prevenir y estar atentas, clave para la salud

Para la doctora Roncancio, la primera medida para combatir las cifras de mortalidad de la mujer es dar a conocer la importancia del autocuidado desde la niñez como forma de prevenir la principal causa de muerte estar muy pendientes de las condiciones de salud ya mencionadas y que son adversas como hipertensión arterial, diabetes, niveles elevados de colesterol, obesidad, sedentarismo o consumo de cigarrillo.

Además, es fundamental atender la información de los profesionales y especialistas respecto a la importancia del tamizaje o prueba de diagnóstico (screening) y el tratamiento temprano, de acuerdo con las recomendaciones de las guías de práctica clínica y las necesidades de cada mujer.

Ojo con la menopausia

Tras la llegada de la menopausia, los expertos recomiendan vigilar con especial atención las condiciones y alteraciones que con ella se presentan, así como hacer valoración y manejo del perfil lipídico y de las cifras tensionales durante la transición a esta etapa.

El manejo adecuado de la salud durante dicho período incluye una correcta adherencia a estilos de vida sanos, alimentación balanceada rica en vegetales y frutas y actividad física regular.

Los especialistas apuntan que la enfermedad cardiovascular sigue siendo la gran olvidada de la salud femenina.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!