REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 119 Agosto - Septiembre 2020

// Buena vida

¿Cómo mantener el vínculo durante el aislamiento?

A pesar del distanciamiento con padres y abuelos por efectos de la pandemia, existen diversas maneras de mantenernos en contacto.

Asesoría: Liliana Betancourt y Nelson Elíecer Roa, psicólogos adscritos a Colmédica Medicina Prepagada.

Antes del inicio de la pandemia, uno de los motivos predominantes para no compartir momentos de calidad era la falta de tiempo: los múltiples compromisos laborales, académicos, familiares o sociales eran priorizados sobre las visitas a padres o abuelos. Aunque algunas personas ahora tienen más horas libres, las restricciones y las medidas preventivas para cuidar a la población mayor han sido impedimentos para compartir libremente con los adultos mayores, quienes durante el confinamiento obligatorio conforman uno de los grupos poblacionales más afectados tanto física como emocionalmente.

De acuerdo con Liliana Betancourt, psiquiatra adscrita a Colmédica Medicina Prepagada, desde el punto de vista mental y físico, el confinamiento está ocasionando problemas emocionales muy serios a las personas mayores, quienes no solo tienen que lidiar con el miedo al contagio, sino también con las preocupaciones económicas, más restricciones a su movilidad respecto al resto de la población y la soledad de sus hogares, porque no pueden interactuar de cerca con amigos o familiares. “Todo esto ha llevado a que se incrementen cuadros depresivos, ansiedad e incluso el avance de condiciones crónicas que requieren atención urgente”, señala.

En el caso de las familias que conviven con un adulto mayor, el confinamiento ha desencadenado una situación inusual, en parte, por el hecho de permanecer las veinticuatro horas del día bajo el mismo techo, lo que se convierte en un desafío para la convivencia y, a su vez, en una oportunidad para fortalecer sus vínculos. Es importante que todos seamos conscientes de la situación, pues, aunque no está en nuestras manos poder cambiarla, protegerse sí es responsabilidad de todos.

La seguridad ante todo

La mejor forma de cuidar a los adultos mayores es seguir manteniendo el distanciamiento. Por más ganas que tengamos de visitarlos, lo mejor es no hacerlo de forma presencial; hay que privilegiar su seguridad, pero eso no implica alejarnos de ellos. En estos momentos, la tecnología es uno de nuestros mejores aliados para evitar la distancia. La videollamada es una gran herramienta que nos acerca, porque es en tiempo real; esta puede favorecer la sensación del contacto inmediato y es una gran oportunidad para compartir anécdotas, cuentos, historias y juegos de la infancia.

Es muy importante involucrar a los nietos, que son quizás a quienes más extrañan los abuelos. Los niños pueden hacerles dibujos, escribirles mensajes o hacer videos con saludos y enviárselos. Los abuelos, por su parte, también pueden hacer algo retributivo como grabar un mensaje o enviar algo preparado.

Llamado a la creatividad

Existen muchas maneras de afianzar el vínculo. Según Nelson Eliécer Roa, psicólogo de los Centros Médicos Colmédica, la clave está en poner a prueba nuestra creatividad; por ejemplo, mediante la pantalla de un celular o computador podemos compartir una cena o un almuerzo, hacer rutinas de ejercicio, celebrar cumpleaños, jugar en línea e, incluso, los abuelos pueden cantar una canción o leer un cuento de buenas noches antes de que los chicos se vayan a dormir.

Los nietos, por su parte, pueden enseñarles a sus abuelos sobre el uso de Internet y redes sociales, que son tan necesarias y útiles en estos momentos. Este intercambio de experiencias es muy enriquecedor y divertido.

La idea es pasar tiempo en familia y que cada quien proponga una actividad, eso sí, que involucre a todos los integrantes, en especial a los mayores, quienes son los más expuestos a deprimirse porque son los más aislados, tienen menos actividades y permanecen más tiempo solos; toda demostración de cariño será muy bien recibida. No hay que olvidar que ellos cumplen un rol muy importante en la familia, sobre todo con los niños: les dan amor, los miman y los cuidan. Además, son los encargados de transmitir la historia familiar, los recuerdos y las experiencias vividas.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!