REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 119 Agosto - Septiembre 2020

// Salud

Colmédica conmemora el Día Mundial de la Seguridad del Paciente

El 17 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Seguridad del Paciente, y este año el llamado es hacia la seguridad del personal médico, porque un personal médico seguro, es un paciente seguro.

La Seguridad del paciente se ha convertido en un tema de importancia global dado que incorpora en los servicios de salud la identificación y prevención de posibles fallas en la atención, en pro de garantizar prácticas seguras. Actualmente, en el mundo aún se producen muertes y daños a las personas por causa de la misma atención sanitaria, ya sea por errores humanos, fallas en equipos y tecnologías, trasfusiones sanguíneas equivocadas, faltas en la adherencia a órdenes médicas, falta de gestión de riesgos dentro de las entidades prestadoras de salud o infecciones intrahospitalarias que afectan a un porcentaje de los pacientes hospitalizados.

Reconociendo la necesidad de mejorar la gestión de calidad en la seguridad de los pacientes a nivel mundial, en mayo de 2019, en la 72ª Asamblea Mundial de la Salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus países miembros respaldaron el establecimiento del Día Mundial de la Seguridad del Paciente. A partir de allí, anualmente el 17 de septiembre es un día encaminado a despertar una mayor concientización y participación de la sociedad, para ampliar los conocimientos en todo el mundo, fomentar la solidaridad y la adopción de medidas para promover la seguridad del paciente a nivel mundial.

Entendiendo la importancia de esta conmemoración, los Centros Médicos, Odontológicos y de Diagnóstico Colmédica se unen a esta fecha en la que hacemos una invitación a nuestros pacientes y personal médico a continuar trabajando juntos para que nuestra Política de Seguridad del Paciente, en la cual hemos venido trabajando desde hace varios años, nos permita, seguir reduciendo riegos antes, durante y después de la prestación.

Como prestadores de atención médica, tenemos unas metas claras de Seguridad del Paciente, las cuales están orientadas a: la identificación segura del paciente, la comunicación efectiva, la administración segura de medicamentos, identificación correcta de procedimientos, y prevención de infecciones y caídas. Para ello, es indispensable la participación activa de nuestros pacientes, juntos lograremos el objetivo de una atención médica segura, pues más del 80% de los eventos adversos, son prevenibles o evitables.

Los pacientes, factor clave en su seguridad

Si bien gran parte de la responsabilidad de garantizar la seguridad del paciente es de las entidades prestadoras de salud, este es un compromiso que deben asumir todos, incluyendo los pacientes, para promover, afianzar y exigir su seguridad. Algunas de las recomendaciones para ello, son:

  • Brindar información veraz sobre su identidad y asegurarse de que sus datos de identificación sean correctos en todos los documentos que se les entrega.
  • Proporcionar información exacta sobre su salud e historia clínica.
  • Una atención más segura empieza por los pacientes: conocer las prácticas apropiadas de prevención y control de infecciones y exigir su aplicación.
  • Abogar por la seguridad y protección del personal médico en los establecimientos de salud y las comunidades.
  • Preguntar las dudas sobre procedimientos, citas, medicamentos, etc.: una atención sanitaria segura empieza por una buena comunicación.
  • Participar activamente en su salud: seguir las recomendaciones médicas, no automedicarse bajo ninguna circunstancia, leer y firmar los consentimientos informados.
  • Realizar los protocolos apropiados para prevenir infecciones y enfermedades: lavado correcto de manos, desinfección de alimentos, consumo de agua en condiciones apropiadas, etc.
  • Al conocer las buenas prácticas, exigir el cumplimiento de las mismas.
  • Reportar al equipo de salud, situaciones que generen riegos en la atención en salud.

Personal de salud seguro, pacientes seguros

El panorama actual, en el marco de la propagación del COVID-19, es uno de los mayores desafíos que enfrenta la atención médica, viviendo su mayor deficiencia en la seguridad de los pacientes.

La pandemia ha dejado en evidencia las falencias de los sistemas sanitarios de todo el mundo ejerciendo una presión sin precedentes, no solo en la falta de atención inmediata sino en los protocolos de bioseguridad y el limitado acceso a equipos de protección y capacitación del personal sanitario.

Este año, el Día Mundial de la Seguridad del Paciente está enfocado en sensibilizar sobre la importancia de la seguridad del personal sanitario y sus interconexiones con la seguridad de los pacientes, por eso, para 2020 el lema establecido por la OMS es Personal sanitario seguro, pacientes seguros.

Para garantizar un personal sanitario seguro, es importante que los profesionales sean una fuerza de trabajo bien informada, capacitada, motivada y con acceso a los elementos y equipos necesarios para prestar un servicio médico de calidad y seguro tanto como para los pacientes como para ellos mismos.

Además, es importante que personal médico tenga en cuenta otros aspectos que impactan directamente en su seguridad, tales como:

  • Cuidar su salud física y mental.
  • Proteger su seguridad y la de las personas a las que presta atención.
  • Asegurarse de recibir capacitación en prevención y control de infecciones y conocer dicha materia, además de aplicar medidas apropiadas.
  • Mejorar sus conocimientos, aptitudes y competencias relativos a la seguridad en la atención sanitaria.
  • Conocer sus derechos y responsabilidades para pedir un entorno laboral seguro.
  • Informar siempre que identifique una situación insegura.

Ser conscientes de la importancia de que las regulaciones se cumplan tanto para los pacientes como para el personal médico, permitirá la mejora del servicio para todos los implicados en él.

Es importante tener presente que la seguridad del paciente es un asunto que corresponde a todos los implicados en la atención médica tanto públicos como privados, desde entidades prestadoras de salud, hasta entes regulatorios, dirigentes sanitarios, farmacéuticas, entidades investigativas, etc. Es por ello que, en el concepto de calidad en servicios de salud, deben estar presentes y velar por los siguientes atributos: alto nivel de excelencia profesional, uso eficiente de los recursos, mínimo riesgo para el paciente, alto grado de satisfacción por parte del paciente lo que redunda en un impacto final positivo de la salud.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!