REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 119 Agosto - Septiembre 2020

// Salud

Fortalecer el núcleo familiar, clave para la salud mental de los adolescentes

Dignificar el concepto de padres e hijos, así como el autocuidado, es fundamental para reforzar la buena salud mental de los adolescentes en tiempos de confinamiento

Pasados cinco meses del primer caso de COVID-19 y de un largo confinamiento obligatorio, con períodos muy estrictos en algunas ciudades del país, las huellas de permanecer tanto tiempo socialmente aislados comienzan a verse en el campo de la salud mental, que ya preocupaba a la comunidad sanitaria antes de la pandemia.

El encierro ha agravado la situación y uno de los sectores de población más sensible es el de los adolescentes. El pasado 30 de julio se dio a conocer un estudio realizado por el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental y el Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad Javeriana sobre la salud mental de los jóvenes entre los 18 y 24 años durante este tiempo de confinamiento; en él se señala que el 68,1 % presenta algún grado de depresión, del cual el 17 % muestra sintomatología grave. También se determinó que el 53,4 % de los adolescentes padece altos grados de ansiedad.

La investigación desarrollada por un grupo de psiquiatras y psicólogos halló que el 63,5 % de los adolescentes afirma que la cuarentena tendrá un impacto negativo en su futuro académico y laboral; para el 41,8 %, el confinamiento tendrá más consecuencias negativas que positivas en sus vidas y para el 72 % la cuarentena ha sido muy estresante, mientras que el 88,2 % confirmó que ha respetado las medidas de bioseguridad impuestas por el Gobierno.

Los adolescentes sostienen que los principales problemas que han tenido durante la cuarentena han sido las dificultades para estudiar virtualmente, la falta de práctica deportiva, el deterioro de sus relaciones de pareja, la pérdida de su trabajo y la carencia de atención de salud mental para enfrentar sus problemas.

Daniela Rojas, neuropsicóloga adscrita a los Centros Médicos de Colmédica Medicina Prepagada, expresa que esta radiografía sobre la salud mental de los adolescentes es la realidad que se está viviendo y que se ha acentuado en estos tiempos de confinamiento. “Los estudios evidencian que los jóvenes están viviendo una etapa muy compleja, pero el beneficio es que lo están manifestando y eso nos permite actuar y ayudarles a encontrar soluciones”, puntualizó.

Según la profesional, la adolescencia es una etapa de la vida muy sensible, en la que se reafirman los procesos sociales: hay una relación muy importante con los amigos y con el entorno del colegio o de la universidad. También se presentan grandes frustraciones y, por lo tanto, se requiere mucha atención por parte de los padres.

¿Cómo ayudar a los adolescentes a afrontar estos tiempos difíciles? Daniela Rojas resalta que lo positivo en este período ha sido que padres e hijos comparten más tiempo y se conocen en otros roles. “Los hijos han podido ver la carga laboral que tienen sus padres, y los padres han conocido las responsabilidades de sus hijos frente al estudio. Este proceso ha permitido dignificar el concepto de padres e hijos”.

Cuando existe esta cercanía, para los adolescentes es mucho más fácil afrontar sus temores e incertidumbres sobre lo que les espera, pues aún no se sabe realmente cuándo volverán a su vida social con normalidad.

La especialista agrega que otro hecho positivo clave para afrontar los problemas de salud mental en estos tiempos es la forma como se ha fortalecido el núcleo familiar y el cuidado mutuo. “La importancia de cuidarse y de cuidar a los demás. Los jóvenes han entendido que no pueden arriesgar su salud y por lo tanto deben ayudar a cuidar a los mayores que viven con ellos. El autocuidado ha sido un factor determinante para encontrar soluciones a los momentos de crisis por tantos días de encierro”.

Además, el núcleo familiar les ha servido a los jóvenes para descubrir habilidades que no tenían muy claras, por ejemplo, ser recursivos a la hora de buscar espacios en la casa para estudiar, para el ocio, para la vida social, para disfrutar juegos de mesa o una conversación con la familia.

En cuanto al apoyo, otro aspecto positivo observado en el estudio de la Universidad Javeriana es que el 48 % de las mujeres y el 37 % de los hombres han pedido soporte emocional a sus familiares; el 24 % afirmó que en un momento quiso hacerlo, pero desistió, y el 65 % de los adolescentes, hombres y mujeres, manifestó que ha pedido ayuda profesional mediante los canales virtuales de las entidades de salud.

Para Daniela Rojas es fundamental fortalecer los programas de asistencia virtual para atender las inquietudes de los jóvenes y que los centros educativos implementen, con sus equipos de psicólogos, una atención preventiva que permita detectar riesgos y darles una oportuna solución. Todo lo que se haga en favor de la salud mental de los adolescentes es bienvenido.

"Si necesitas orientación psicológica o médica, comunícate al SOM mediante el App Colmédica y un profesional de la salud te atenderá por videollamada. También puedes escribirnos a vivirbien@colmedica.com y recibir asesoría en psicología."




Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!