REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 119 Agosto - Septiembre 2020

// Salud

Ginecología y adolescencia: todo lo que hay que saber

Cuando se acerca la primera visita al ginecólogo es preciso que los padres aprendan a guiar a sus hijas en este cambio tan importante de sus vidas.

Asesoría: Mary Luz Gómez, psicóloga adscrita a Colmédica Medicina Prepagada y Germán Salazar, Ginecólogo Infanto Juvenil, adscrito a la Clínica del Country.

La adolescencia es una etapa crucial en la vida de las personas, quizás un poco más compleja para las mujeres debido a los cambios tanto físicos como psicológicos que se presentan. A continuación, Mary Luz Gómez, psicóloga del Centro Médico Colmédica Ibagué, y Germán Salazar, ginecólogo infanto-juvenil de la Clínica del Country, en Bogotá, explican algunos aspectos relacionados con ginecología y adolescencia.

¿Qué es la ginecología infanto-juvenil?

Es una supraespecialidad de la ginecología que está orientada a tratar los problemas y las enfermedades ginecológicas que aparecen desde el nacimiento hasta que termina la adolescencia.

¿A qué edad empieza la menstruación?

En Colombia, la edad promedio para empezar a menstruar es la de los 12 años. A veces puede ocurrir dos años antes o dos años después, es decir, entre los 10 y los 14. Con el tiempo ha habido variaciones y se van presentando menstruaciones cada vez más tempranas. Los cambios prepuberales comienzan aproximadamente dos años antes de la menarquia (que es la primera menstruación), o sea, a partir de los 8 años.

Cuando las niñas tienen caracteres sexuales como el botón mamario (inicio del desarrollo de los senos) o aparición del vello púbico antes de los 8 años hay que consultar de inmediato, porque puede tratarse de un caso de pubertad temprana, el cual implica alteraciones significativas en el crecimiento y la talla. Se estima que si su menarquia aparece cuando mide 1,25 metros, su talla máxima será apenas de 1,35 metros; por lo tanto, en algunos casos es necesario iniciar un tratamiento para retrasarla. Más o menos seis meses después de que se detecta el botón mamario aparece el vello púbico y dos años más tarde llega la primera menstruación.

Por otro lado, quienes menstrúan prematuramente suelen iniciar su vida sexual a más temprana edad, lo que representa mayor exposición a conductas de riesgo como el embarazo adolescente no planeado o las infecciones de trasmisión sexual (ITS).

¿Cuándo debe ser la primera consulta ginecológica?

En el caso de una paciente sana se recomienda que la primera consulta se haga cuando comienza la aparición del botón mamario, que es más o menos a los 8 años, pero si se presentan flujos vaginales o alteraciones en los genitales o de tipo endocrinológico, hay que acudir enseguida para establecer si es necesario iniciar un tratamiento.

¿Por qué es importante la preparación psicológica?

Si las niñas no están informadas acerca de los cambios, pueden ser víctimas de rechazo o de matoneo, porque no están preparadas para afrontarlos. Es fundamental explicarles cuáles van a ser esas transformaciones de su cuerpo y qué medidas deben tomar, por ejemplo, ante su menstruación. También deben estar dispuestas a asumir los cambios emocionales que el ciclo conlleva y entender que, por su naturaleza, son cambiantes y que en cada fase su comportamiento puede variar.

¿Por qué a algunas niñas se les demora la menarquia?

Si la niña tiene caracteres sexuales, es decir, desarrollo de sus senos, vello púbico o cambios en sus genitales, no es tan grave. Puede tratarse de lo que se denomina una amenorrea primaria, o sea, la ausencia de la primera menstruación, pero si no hay caracteres sexuales a los 16 años, que es la edad en la que la mayoría de las mujeres se ha desarrollado, hay que consultar con el ginecólogo, porque puede tratarse de una alteración genética.

¿Una adolescente puede usar copa menstrual?

Depende de la madurez de cada una: si tiene la disciplina y los cuidados adecuados, puede utilizarla sin problema, aunque se recomienda empezar a usarla en la adolescencia tardía, es decir, después de los 14 años.

¿A qué edad debe hacerse la primera citología?

Depende de la iniciación sexual. Si en el transcurso de la adolescencia no ha tenido relaciones sexuales, la primera citología debe hacerse a partir de los 25 años, pero si comenzó la vida sexual a temprana edad es recomendable uno o dos años después de la primera experiencia, debido al riesgo de contagio de infecciones y del virus del papiloma humano.

¿Cuál es el papel del padre en el proceso del desarrollo de las adolescentes?

La responsabilidad debe ser compartida: tanto el padre como la madre siempre deben estar pendientes de esos cambios que ella atraviesa. Por lo general, las adolescentes comentan estos asuntos con sus madres, pero debe ser un trabajo en conjunto. Es esencial que los padres se preparen para hablar de esta etapa con ellas, que se informen sobre los cambios físicos y psicológicos que pueden experimentar y también que les enseñen a sus hijas a validar sus emociones. De esta manera, los padres serán más funcionales y para ellas este tránsito no será tan traumático.

¿Debe fomentarse el uso del preservativo?

Más que fomentar el uso del condón hay que enseñar sobre las consecuencias de una sexualidad sin protección y lo que implica no cuidarse, física y emocionalmente. Muchos adolescentes inician su sexualidad sin estar seguros o convencidos de hacerlo, sino por ceder ante la presión de sus amigos o ante la moda. La idea es generar confianza para establecer un vínculo, pues los padres deben enseñarles sobre responsabilidad, cuidado del cuerpo y riesgos a los que están expuestos si no asumen su vida sexual correctamente.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!