REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 120 OCtubre - Noviembre 2020

// Buena vida

Cuidar la salud oral en tiempos de COVID-19

Si bien es cierto que los servicios odontológicos son considerados de alto riesgo de contagio, es necesario volver a consultar al profesional, pues muchos problemas de salud oral requieren atención inmediata.

Asesoría: Yohana Carolina Benito Rodríguez, jefe de servicios de Odontología en los Centros Médicos Colmédica.

El cierre de los servicios odontológicos debido a la emergencia sanitaria ha provocado que muchos pacientes y sus familias pospongan sus tratamientos y la asistencia a los controles de salud bucal por temor a contagiarse del COVID-19. Esto puede propiciar la aparición de problemas orales como caries, pérdidas dentales, exacerbación de las patologías pulpares y enfermedad periodontal, además de otras condiciones clínicas que quizá precisen un mayor tratamiento que el que podrían haber requerido si se hubieran intervenido a tiempo.

Según explica Yohana Carolina Benito Rodríguez, jefe de servicios de Odontología en los Centros Médicos de Colmédica, hay otros factores, como la ansiedad, el estrés, las alteraciones del sueño y hasta la mala postura que pueden incrementar problemas como bruxismo, fracturas dentales o patologías de la articulación temporomandibular; de hecho, estas últimas se han convertido en algunos de los motivos de consulta más frecuentes en la atención durante el período de pandemia.

Los lineamientos del Gobierno nacional, enmarcados en el plan de atención para la prestación de servicios de salud durante las etapas de contención y mitigación de la pandemia por SARS-CoV-2, establecen que la atención en salud oral es urgente, motivo por el cual en algunas sedes de los Centros Odontológicos de Colmédica siempre han estado habilitados los servicios de odontología general para la atención de ciertos casos.

Por otro lado, la normatividad de la Secretaría Distrital de Salud, en su Circular número 57, dispone la atención de urgencias odontológicas, así como de procedimientos prioritarios que, de no ser efectuados, conllevarían a la afectación funcional del paciente; por eso, algunos servicios en los Centros Odontológicos Colmédica se han venido abriendo paulatinamente para atender casos prioritarios y retomar tratamientos que quedaron suspendidos, relacionados con especialidades de ortodoncia, ortopedia maxilar, odontopediatría o de rehabilitación oral que no han tenido finalidades estéticas y que, si no se les da continuidad, pueden acarrear complicaciones.

Casos no prioritarios

Después de más de seis meses de pandemia, en los que muchas personas dejaron de asistir a los controles odontológicos, es posible que hayan aparecido o aumentado ciertos problemas de salud oral que, en condiciones normales, se podían resolver durante las consultas, pero que ahora requieren un manejo especial mientras se van restableciendo los servicios. El profesional es el encargado de definir, desde su criterio clínico de competencias y ética profesional y después de valorar al paciente, si el caso es o no prioritario o si la persona puede sufrir una complicación.

En cuanto a los controles de rutina, la Organización Panamericana de la Salud ha determinado que las limpiezas y la prevención no son urgentes ni prioritarias; sin embargo, también queda a discreción del profesional definir si se requiere una fase higiénica o una terapia periodontal. Existen condiciones como la enfermedad periodontal que, si no se controlan, pueden empeorar otras patologías, como la diabetes mellitus.

Protocolos de seguridad

En atención a los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la mitigación y el control de la infección por COVID-19, los Centros Odontológicos Colmédica han dispuesto una serie de medidas para minimizar la trasmisión y permiten ofrecer una atención más segura.


  • Un día antes de la cita programada se le envía al usuario un mensaje de texto con el fin de indagar sobre su estado de salud.
  • Antes de la consulta presencial se realiza un triage para indagar sobre sintomatología respiratoria del paciente, si ha tenido contacto con personas sospechosas o confirmadas con COVID-19 o experiencia de la enfermedad, si requiere prioridad en atención odontológica y si tiene posibles factores de riesgo como edad, embarazos o problemas cardiovasculares, entre otros.
  • En el momento del ingreso se toma la temperatura y nuevamente se indaga sobre la condición de su salud y la de los acompañantes, en situaciones en las que está permitido su ingreso (menores de edad, personas en situación de discapacidad o adultos mayores).
  • Como adecuaciones locativas, se ha disminuido la capacidad de aforo en las salas de espera mediante bloqueo de sillas. En la zona de recepción se adecuó una barrera acrílica fija que protege tanto al paciente como al colaborador y también se instalaron sistemas de ventilación para provocar la renovación y la circulación del aire en el consultorio y en las salas de espera.
  • Se reforzaron procesos de limpieza y desinfección antes y después de cada consulta para reducir la contaminación de superficies y objetos.
  • Se recomienda a los pacientes no llevar accesorios o elementos personales que pueden ser trasmisores del virus; si requieren portarlos, antes de sentarse en la unidad odontológica deben depositarlos en un recipiente hermético dispuesto para tal fin.
  • Lavado de manos tanto del profesional como del paciente previo al ingreso al consultorio.
  • Los elementos de protección personal que deben portar profesionales y auxiliares son: gorro, mascarilla quirúrgica, respirador N95, careta o protector facial, bata de protección de manga larga antifluido y, para procedimientos quirúrgicos, polainas. Por su parte, a los pacientes se les entregan babero, gorro y monogafas.
  • Se debe diligenciar el consentimiento informado antes de cualquier procedimiento y otro documento adicional en el que se autoriza el procedimiento en medio de la pandemia; allí se especifican los riesgos a los que se expone durante la consulta.
  • Antes de la atención clínica, al paciente se le brinda un enjuague bucal para reducir la carga bacteriana.
  • En algunos procedimientos se hace un aislamiento absoluto en tela de caucho; dicha medida reduce hasta casi el 70 % del riesgo de trasmisión.

Cuidado de la salud oral

Las medidas de higiene oral son muy importantes en todo momento, pero durante esta pandemia cobran mayor relevancia, precisamente por las restricciones para acceder a servicios odontológicos. Entre las más importantes, la doctora Yohanna Benito recomienda:


  • Cepillado de los dientes con regularidad, por lo menos dos veces al día.
  • Ayudar y supervisar el cepillado de los niños, que debe hacerse con una crema con fluoruro.
  • Usar seda dental al menos una vez al día, efectiva para remover la placa bacteriana.
  • Utilizar cepillos interdentales o irrigadores para pacientes con tratamientos de ortodoncia o con rehabilitaciones orales extensas.
  • Usar enjuague bucal ayuda a remover las partículas y a combatir el mal aliento.
  • Evitar alimentos azucarados, en especial para los niños, quienes están más expuestos al riesgo de caries.
  • Para quienes lo requieran, usar placas nocturnas en casos de bruxismo, las cuales previenen desgastes y fracturas dentales, siempre bajo tratamiento y control de un profesional tratante.

En los Centros Odontológicos Colmédica es posible agendar, por los canales habituales, citas odontológicas en especialidades como ortodoncia, odontopediatría o endodoncia, las cuales resultan indispensables a la hora de atender cuadros de dolor o infección.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!