REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 120 Octubre - Octubre 2020

// Familia

La tensión, un factor de riesgo silencioso

La hipertensión es una enfermedad silenciosa que requiere una buena vigilancia. Los controles se pueden hacer en el hogar con un equipo digital y, como lo recomiendan los profesionales de la salud, puedes registrar dos tomas: a media mañana y otra a media tarde.

Asesoría: Fabián Villa, médico general adscrito a los Centros Médicos Colmédica Medicina Prepagada.

En el mundo hay más de 1.100 millones de personas que padecen de hipertensión: así lo reflejan las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). No obstante, hay otra buena parte de la población que tiene la enfermedad y no lo sabe. Más de cuatro millones de colombianos son hipertensos, de acuerdo con los estudios adelantados por el Ministerio de Salud y Protección Social, que fueron publicados el pasado 17 de mayo.

La hipertensión es una enfermedad cardiovascular que se caracteriza porque los rangos de la presión arterial tienden a elevarse por encima de la media universal: entre 120 y 130 mmHg para la presión sistólica (máxima) y 80 a 84 mmHg para la diastólica (mínima). Este exceso ocasiona el endurecimiento de las arterias, lo cual reduce el flujo de sangre y oxígeno que llega al corazón. Si esta situación ocurre, la persona puede sufrir complicaciones como dolor torácico, infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca.

Por esa razón, es preciso tomar la tensión para detectar cualquier anomalía que llegara a presentarse. Esta prueba forma parte del chequeo de rutina que hace un profesional de la salud en su consulta. Por medio de un manguito, el médico bombea aire a un brazalete puesto en el brazo del paciente y, mientras escucha con un estetoscopio, observa el manómetro que marca las cifras de la presión.

¿Por qué la hipertensión es un factor de riesgo? Porque el corazón tiene que hacer un mayor esfuerzo para trabajar, lo cual puede llevar a un engrandecimiento de su masa muscular y generar hipertrofia ventricular izquierda para hacer frente a ese sobresfuerzo constante.

Esa variación de la masa muscular termina siendo perjudicial porque no está acompañada de mayor riego sanguíneo y puede causar insuficiencia coronaria o angina de pecho. A eso se suma que el músculo cardíaco se vuelve más irritable, lo que provoca un incremento de las arritmias.

Según Fabián Villa, médico general de los Centros Médicos Colmédica, la hipertensión también ocasiona problemas en otros órganos del cuerpo, como los riñones, que pueden sufrir una severa falla que lleve al paciente a requerir diálisis. Asimismo, puede generar isquemias cerebrales o daños en los pulmones.

Esta enfermedad no produce síntomas y suele pasar inadvertida. Por es necesario acudir a chequeos médicos periódicos para que el profesional haga un control que permita establecer si la persona es o no hipertensa.

Sobre los factores de riesgo, el doctor Villa expresa que en primera línea están las personas con factores hereditarios, cuyos padres, madres o abuelos son hipertensos. De igual manera, están en riesgo quienes padecen diabetes, son obesos o llevan una vida sedentaria y con hábitos alimenticios poco saludables. “Para ellos es muy importante que realicen chequeos médicos trimestrales”, señala Villa.

No hay una franja de edad para que una persona esté en riesgo de ser hipertenso. Las señales más comunes que indican que los niveles de tensión arterial no están bien son dolor de cabeza, debilidad general, sensación de embotamiento y, a veces, taquicardia.

“Estamos viendo en jóvenes de 17 años problemas de hipertensión. El estilo de vida y la carencia de ejercicio y de una dieta balanceada, son factores que influyen directamente”, enfatiza el médico.

El control de la hipertensión se puede llevar en casa. Es un proceso sencillo que se debe hacer dos veces al día: a media mañana y a media tarde.

“En el mercado se encuentran equipos de muy buena calidad, bien calibrados, que ofrecen una excelente lectura de los niveles de tensión. Lo importante es que, en el momento de hacer el chequeo, la persona haya reposado treinta minutos, que esté completamente en calma y sentada, con el brazo izquierdo apoyado sobre una superficie sólida. El medidor debe quedar tres dedos arriba del codo para que la lectura digital sea lo más exacta posible”, recomendó el doctor Villa.

Para prevenir, se recomienda llevar un estilo de vida cardiosaludable, controlar el peso, tener una rutina semanal de ejercicio y evitar el consumo de alcohol y tabaco. Si se requiere tratamiento, hay que consultar un profesional de la salud que indicará los pasos a seguir.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!