REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 120 Octubre - Noviembre 2020

// Ocio & Cultura

El Podcast, audio a la carta

Lo que nació como un simple ejercicio de difusión facilitó irrumpir en la escena del modelo tradicional de la radio.

El pódcast se ha convertido en tendencia global y en una nueva manera de compartir y difundir todo tipo de contenidos de audio. Incluso colegios, instituciones de educación superior y hasta prestigiosas universidades del mundo utilizan este formato para complementar sus programas académicos.

Así como los blogs desafiaron en su momento a la prensa y los youtuberos a la televisión, los pódcast representan un desafío a la radio tradicional. Eso no quiere decir que este modelo ponga en riesgo a la industria radiofónica; simplemente es un reto amable para que esta plataforma evolucione.

Los pódcast son archivos digitales que se popularizaron en el año 2004, cuando Adam Curry, un famoso presentador de la cadena MTV, utilizó la tecnología RSS (really simple syndication) para escuchar archivos de audio en reproductores portátiles como el iPod o en computadores portátiles; de hecho, este término surgió de la unión de las palabras iPod (dispositivo para escuchar música de la marca Apple) y broadcast (en español, radiodifusión).

A diferencia de la radio, estos archivos otorgan a cada usuario el control sobre lo que quiere oír y el momento en el que desea hacerlo. Son piezas que se distinguen por ser distribuidas en medios digitales y por suscripción, con temáticas específicas que se consumen o priorizan no por quien programa una emisión, como en la radio, sino por el oyente.

Para los expertos, este invento permitió al público tener a su alcance un canal de difusión para llegarles a los oyentes descontentos de tener los mismos contenidos en parrilla dirigidos por los mismos personajes y no solo ofrecieron la posibilidad de escoger qué escuchar, sino cómo y dónde lo harían. En términos generales, lo que hizo esta herramienta fue abrir los micrófonos a la gente. Esto resultó positivo para los realizadores, porque pueden grabarlo ya sea en un estudio o desde un celular y editarlo fácilmente.

Hay quienes consideran que los pódcast son mucho más que un producto descargable que se puede reproducir en cualquier momento, pues su esencia radica en la libertad y en la oportunidad de crear contenidos sonoros novedosos, sin ceñirse a las reglas tradicionales de la radio: tiempo limitado, temas restringidos y espacios exclusivos para ciertas voces, entre otras. También admite retomar formatos en como crónicas, reportajes, análisis, opiniones y narraciones extensas que alguna vez formaron parte de la radio.

Para todos los gustos

Al comienzo, los temas de los pódcast más populares eran los de comedia, musicales, religiosos, noticiosos, tecnología y los audioblogs; sin embargo, en la actualidad es casi imposible dividirlos por géneros, dado que todos son diferentes y cada uno tiene su propio estilo. Así como existen opciones muy buenas y con alta calidad, también hay productos no muy elaborados que parten de la simple idea de opinar sobre un tema con base en experiencias personales. Para John Maier, CEO de Blue Microphones, una compañía estadounidense de producción de audio, además del tipo de información que comunican, es importante que los creadores se preocupen por sus elementos tecnológicos, puesto que un audio de calidad profesional es esencial para construir audiencia y, por el contrario, un sonido deficiente ahuyenta a los oyentes y los lleva a explorar otras alternativas.

Industria en crecimiento

En Colombia, la oferta es cada vez mayor. Aunque inicialmente la mayoría de opciones consistía en programas en diferido que subían las emisoras tradicionales a sus páginas web, con el tiempo fueron surgiendo propuestas interesantes de proyectos independientes que nacieron como pequeñas producciones y que se convirtieron en referentes sonoros en español, por ejemplo, “Radio ambulante”, “Entiende tu mente” y “Las raras”, entre muchos otros. Asimismo, hay casos de éxito en esta tendencia que incluso han llegado a ser competencia para la radio tradicional, como el podcast de Diana Uribe, DianaUribe.fm, que se poisciona en el primer lugar de los más escuchados en plataformas de streaming como Spotify.

Según Dave Zohrob, CEO de Chartable, una de las compañías líderes en analítica de pódcast en el mundo, el crecimiento que están teniendo las audiencias en los países de habla hispana conducirá al aumento de oportunidades para los anunciantes de compartir su contenido y, a su vez, del espacio para que los creadores independientes nutran sus públicos. Muestra de ello ocurre en Brasil, donde se ha visto recientemente un crecimiento significativo y uno de los pódcast más populares, Jovem Nerd, un podcast sobre entretenimiento y cultura general, es totalmente independiente.

A comienzos del año 2004, el término “pódcast” no existía, pero para diciembre de 2005, el New Oxford American Dictionary lo declaró palabra del año.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!