REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 120 Octubre - Noviembre 2020

// Salud

Postergar procedimientos quirúrgicos puede afectar tu calidad de vida en el futuro

Debido a la propagación del COVID-19, muchas personas tuvieron que aplazar ciertos procedimientos quirúrgicos importantes que no eran urgentes. Hoy, después de más de seis meses, en el marco de la “nueva normalidad” es preciso retomarlos.

Los expertos de la Clínica del Country y la clínica La Colina dos instituciones que forman parte de la red de Colmédica Medicina Prepagada, en Bogotá hicieron un listado de las siete cirugías que deben hacerse para no tener efectos en el mediano y largo plazo.

Hay condiciones de salud molestas con las que se puede vivir durante un tiempo, mientras se encuentra el momento adecuado para hacer una intervención. Sin embargo, si se posterga por un período largo, en el futuro el paciente podría perder el funcionamiento parcial o total del órgano. Este es un aspecto que deben considerar las personas que, por temor al contagio del COVID-19, están evitando ingresar al quirófano.

Para reducir este miedo, lo primero que deben saber los candidatos a una cirugía es que las instituciones de salud han tomado todas las precauciones para minimizar el contagio. Por ejemplo, en la Clínica del Country y la clínica La Colina se han implementado todos los protocolos de bioseguridad para el acceso seguro de pacientes y personal médico al área quirúrgica, así como procedimientos estrictos de uso de elementos de protección personal, limpieza y desinfección especializada de las áreas. Además, cuentan con rutas, áreas y personal diferenciado para la atención de la cirugía electiva y la cirugía de urgencias, las cuales están perfectamente delimitadas para facilitar su utilización sistemática y el tránsito del personal y de pacientes. Igualmente, existe un área de recuperación exclusiva para pacientes de cirugía electiva, con el fin de mantener aislamiento óptimo entre las dos poblaciones.

De acuerdo con la doctora Marixa Guerrero, jefe de quirófanos de la Clínica del Country y la clínica La Colina, en este momento se recomienda retomar las cirugías que podrían generar en el paciente un deterioro clínico sensible al tiempo. Estas son siete de las cirugías que no se deben aplazar y para garantizar su efectividad deben practicarse en el corto plazo:

1. Cirugía urológica: se recomienda hacer el tratamiento de los cálculos renales, patologías asociadas a la vejiga y la próstata, y procedimientos menores como circuncisión y vasectomía, dado que las condiciones de seguridad así lo permiten.

2. Cirugía de mama y por cáncer de seno: los tumores cancerígenos en senos hoy cuentan con varios tratamientos que ayudan a hacer un correcto manejo de la enfermedad. Eludir procedimientos como las biopsias puede traer complicaciones como avance y metástasis del cáncer; asimismo, las pacientes que hayan tenido este tipo de enfermedad pueden solicitar su reconstrucción.

En general, la cirugía debe realizarse de manera prioritaria en todos los casos que estén relacionados con tumores, al igual que las biopsias, para determinar las características de dichos tumores y así guiar oportunamente su tratamiento.

3. Cirugía ginecológica: se resalta, en particular, el tratamiento de las enfermedades asociadas a patologías de ovario, pues los tumores no cancerosos suelen ser de difícil identificación, ya que rara vez presentan síntomas o incomodidades. Sin embargo, en ocasiones se requiere cirugía —por lo general, poco invasiva— para extirpar la masa, puesto que dejarla podría causar que se agrande el útero y que haya sangrados fuertes y dolorosos. Las cirugías más comunes son la miomectomía (retiro de fibromas), la ooforectomía (extirpación de ovarios) y la histerectomía (extracción del útero).

4. Ciertas cirugías del corazón: hay patologías cardíacas que pueden ser tratadas quirúrgicamente, pero sin urgencia, como obstrucciones severas de la válvula mitral, tricúspide o aorta. Estos procedimientos son de invasión mínima y pueden funcionar para cerrar la comunicación interauricular, para la revascularización coronaria y para reparar la válvula tricúspide.

5. Cirugías de cabeza y cuello: los casos de neurocirugía relacionados con malformaciones, derivaciones o tratamiento de tumores cerebrales requieren atención urgente, por lo cual no deben ser aplazados por ninguna circunstancia. Las cirugías de la especialidad de otorrinolaringología también se pueden hacer sin retraso en el escenario actual, dado que existen las condiciones de seguridad para brindar un tratamiento oportuno y seguro a pacientes pediátricos y adultos.

En esta categoría se incluyen procedimientos quirúrgicos que ayudan a tratar enfermedades antes de que empeoren (hipertiroidismo, tiroiditis o nódulos), como la tiroidectomía.

6. Cirugías generales: las subespecialidades gastrointestinal, vascular, bariátrica (por obesidad) y de pared abdominal se han reactivado por completo para pacientes de todas las edades y de todas las patologías quirúrgicas, pues hay ciertas afecciones que conviene tratar con la mayor rapidez posible antes de que tengan complicaciones definitivas.

7. Cirugías ortopédicas: se incluyen las subespecialidades de hombro, cadera, rodilla, pie y columna, pues algunas lesiones pueden comprometer la movilidad y, de no recibir tratamiento oportuno, podrían perderla por completo e impactar significativamente la calidad de vida. También se recomienda no retrasar los reemplazos articulares o la cirugía artroscópica.

Para evitar complicaciones y que la enfermedad se vuelva irreversible, la recomendación es ponerse en contacto con el médico tratante, quien ordenará los procedimientos quirúrgicos y preparativos pertinentes para aliviar la afección.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!