REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 121 Diciembre - Enero 2021

// Familia

Las mascotas después de la cuarentena

Con la nueva realidad para hacerle frente a la pandemia, las personas afrontan un nuevo dilema: cómo manejar a sus perros y gatos, al dejarlos solos durante largos períodos del día.

La pandemia que ha estado viviendo el planeta definitivamente transformó nuestros hábitos, al relegarnos a un encierro riguroso en nuestros hogares que, poco a poco, ha ido cediendo paso al regreso a la cotidianidad, lo cual ha sido auspiciado por la apertura de muchos sectores de la economía nacional y por las esperanzas puestas en las vacunas que diversos países han ido desarrollando para acabar con el virus.

La continua estadía en el hogar no solo afianzó los vínculos de convivencia con los demás miembros de la familia, sino que también marcó un acercamiento especial con las mascotas de la casa, pues han estado disfrutando de la presencia de sus amos por mayor tiempo. Ahora, cuando la nueva normalidad propicia la salida a la calle y el retorno a las actividades de siempre, estos “amiguitos” se han visto notablemente afectados por las ausencias de quienes los acompañaban y han quedados sumidos en una condición de soledad que deben sobrellevar durante el día, lo que repercute en su salud y sus estados de ánimo.

Para el médico veterinario de la Universidad Nacional, Giovanni Reyes Jarro, volver a estar solas incide con notoriedad en la conducta y el comportamiento de las mascotas y provoca diversas respuestas. “Muchas de ellas, sean perros o gatos, comienzan a mostrarse bastante intranquilas, con una ansiedad que exteriorizan por medio de prolongados ladridos, quejidos, aullidos o maullidos. Algunas expresan ese estrés incluso haciendo sus necesidades en cualquier parte dentro de la casa”.

Las reacciones más fuertes obedecen, según los especialistas, a la frustración por la repentina separación, en especial cuando el vínculo afectivo con su dueño es más estrecho y, por consiguiente, los animales se vuelven más inquietos, a tal punto que adoptan comportamientos destructivos dirigidos a objetos o elementos del hogar, para manifestar inconformidad o también estados depresivos. “En determinados casos pueden vomitar excesivamente o dejar de comer y beber (anorexia) y hasta ignorar los juguetes u otros estímulos”, explica el veterinario.

Medidas que ayudan

Los expertos recomiendan una serie de pautas que puede llegar a ser muy útil, con el fin de que los animales vuelvan a acostumbrarse a estar solos y más tranquilos en esa condición:

  • Ante cualquier manifestación diferente de su conducta normal debemos ser tolerantes y comprensivos. No es conveniente regañar ni castigar, pues esto puede empeorar las cosas.
  • Si vemos que vamos a faltar con más frecuencia, es necesario comenzar a desacostumbrarlos a nuestra presencia para que, llegado el momento, el impacto no sea tan fuerte.
  • Durante los días que permanezcamos en el hogar, no tratemos de compensarlos y pasar todo el tiempo con ellos jugando o consintiéndolos demasiado, porque sería contraproducente.
  • Acudamos a los juegos interactivos, es decir, aquellos que sirven para su distracción sin tanta intervención humana; de esta manera, pueden divertirse y no generar tanta dependencia.
  • Es fundamental que, en el exterior o el interior, la mascota tenga una zona en la que se sienta segura y protegida. Esto le tranquilizará y la considerará su “guarida”.
  • Puede ser útil emplear premios o recompensas en los momentos en que se muestren calmados o estén estables y obedientes, para reforzar dichas conductas.
  • No está de más la posibilidad de contratar a un cuidador mientras no estemos con ellos o también dejarles juguetes o música que los acompañen.
  • Si la situación persiste y se sale de control, es aconsejable consultar con un profesional que brinde su orientación e intervenga para el bienestar de la mascota.
Las reacciones más fuertes obedecen a la frustración por la separación cuando el vínculo sentimental es muy estrecho.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!