REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 121 Diciembre - Enero 2021

// Familia

Navidad en medio del coronavirus

Es tiempo de celebraciones y ante los aún existentes riesgos del COVID - 19 es posible vivir esta temporada departiendo en alegría y unión familiar, pero siguiendo los autocuidados necesarios.

Es una realidad que este año el mundo tendrá la época navideña más atípica precedida por la presencia de un virus que nadie imaginó sacudiría al planeta de la forma en que lo ha hecho. En distintos países si bien ya están a la vista las decoraciones tradicionales y, además, se realizan distintas actividades, lo que prevalece es el conservar los protocolos de bioseguridad. Y una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que se eviten las grandes reuniones familiares y los festejos en lugares concurridos y hacer uso del comercio electrónico ante el riesgo que durante la Navidad o después de esta se produzca una nueva oleada del COVID-19, así lo ha manifestado su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien además afirmó que “la pandemia cambiará la forma en que celebremos, pero no significa que no podamos hacerlo”.

En algunas naciones europeas como en España, se ha optado por la flexibilización del toque de queda para Nochebuena y Año Nuevo, pero se ha fijado la limitación a seis personas durante reuniones sociales y familiares durante la temporada. En Alemania quedaron reducidas a 10 personas y la canciller Ángela Merkel anunció un endurecimiento de las medidas actuales para poder ser un poco más flexibles en el transcurso del mes y de enero. Francia, por su parte, pretende dejar del todo el confinamiento, pero manteniendo el toque de queda, además restaurantes, bares y discotecas permanecerán cerrados hasta el 20 de enero.

En Colombia el Gobierno ha ampliado la emergencia sanitaria hasta el 28 de febrero de 2021 manteniendo la fase de “aislamiento selectivo e inteligente” implementado desde el 1 de septiembre. Asimismo, las gobernaciones y alcaldías podrán adoptar las medidas restrictivas necesarias de acuerdo al comportamiento de los contagios y además continuar con los toques de queda y ley seca.

Con todo esto, y sin dejar decaer el espíritu navideño, la idea es asumir los festejos con el mismo entusiasmo de siempre, pero con prudencia y responsabilidad usando el tapabocas, lavando constantemente las manos y conservando la distancia física, entre otras. Y en casa es posible pasarla bien, disfrutando de lo bueno que trae la convivencia, la unidad y la fraternidad de la época, teniendo en cuenta algunas recomendaciones de expertos y especialistas:

  • En lo posible las reuniones debemos hacerlas con pocas personas y con el uso del tapabocas, desinfección y limpieza de manos, y mejor en lugares ventilados y espaciosos o en sitios al aire libre.
  • Si hay algún tipo de comida, merienda o cena es bueno utilizar platos, vasos y cubiertos desechables. Los condimentos, salsas o “picadas” brindarlas en porciones individuales, y que una sola persona se encargue de la repartición de los alimentos.
  • Para eventos como novenas y otras actividades limitar el número de invitados a lo estrictamente aconsejado por los organismos de salud procurando tanto en aquellos ajenos a la casa como en los mismos miembros del hogar el cumplimiento de las medidas de protección, higiene y distanciamiento.
  • Los saludos y demostraciones de afecto limitémoslas a un prudente contacto de codos y puños o gestos simbólicos que expresen nuestros sentimientos con los demás.
  • Las personas que tengan cualquier duda o sospecha de síntomas de la enfermedad deben abstenerse de ser anfitriones o asistir a cualquier reunión hasta que no se confirme que no hay peligro alguno.
  • Una forma de integrarnos, comunicarnos y compartir con otros familiares o amistades es haciendo uso de las plataformas digitales y redes sociales.
  • Se pueden adelantar compras y regalos por medio del comercio en internet y así se reducen los riesgos que se corren al salir a hacer estas diligencias en tiendas o almacenes.
  • Brindemos especial atención y cuidado a los adultos mayores y niños por ser ellos protagonistas especiales de esta época. Sepamos explicarles los cambios y restricciones y la importancia de seguir y obedecer las nuevas normas.
  • Si vamos a salir, hagámoslo cumpliendo con lo que exigen las autoridades competentes de salud en lo referente a los protocolos establecidos para ello. En lo posible, no prolongar el tiempo de permanencia en la calle y no viajar.
  • Dentro del hogar se puede departir de diversas actividades que involucre la participación de todos para hacer más sanos y entretenidos los días de convivencia durante las distintas fechas de Navidad y Año Nuevo.
La idea es vivir estas fiestas con la misma alegría y fervor de siempre, pero con prudencia, cuidado y responsabilidad.


Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!