REVISTA VIVIR BIEN

// Edición 122 Febrero - Marzo 2021

// Buena vida

Para disfrutar de una vida sana, una de las claves está en mantener un cerebro activo

Sentirse sano, en especial a partir de los 40 años, no es motivo para evitar hacerse los exámenes preventivos básicos. En la Clínica del Country y la clínica La Colina, los usuarios de Colmédica pueden hacerse los chequeos rutinarios, con todas las medidas de bioseguridad


¿Cuál es el número de mi móvil? ¿Dónde dejé las llaves? ¿En cuál saco guardé la billetera? ¿Cómo se llama la vecina? Para disfrutar una vida sana es fundamental mantener un cerebro activo. Cuando no lo hacemos, nos resulta difícil memorizar los números de teléfono, los nombres de familiares y amigos que se dejan de ver por un tiempo y hasta divagamos buscando la palabra para referirnos a un objeto que tenemos en mente y cuyo nombre no recordamos.

Liliana Valencia, psicóloga de familia, explica que la memoria, la atención y la concentración son habilidades que se van perdiendo con el paso de los años; además, con la realidad del mundo virtual, cada vez se deja más en manos de la tecnología el almacenamiento de números de teléfono, direcciones, nombres de los amigos e, incluso, las tareas diarias de matemáticas del colegio o de la universidad. “La neurociencia ha demostrado que todas las personas, sin importar la edad, pueden hacer un entrenamiento cognitivo que les ayude a mantener activo el cerebro”.

¿Qué es un buen entrenamiento del cerebro? Valencia afirma que el paso inicial es aprender a diferenciar entre mantenimiento y entrenamiento. El primero se relaciona con dedicar un tiempo a resolver sopas de letras, sudokus o crucigramas. “Entrenar está relacionado con activar áreas cerebrales que están en muy buenas condiciones, pero que no están activas. Son neuronas que pasan la vida cómodamente, como cuando hacemos todo desde el sofá y no hay ninguna necesidad de moverse”.

Entrenar el cerebro puede resultar tan satisfactorio como hacer una rutina de ejercicios o salir cada mañana a correr con el fin de mantener una buena condición física. Valencia señala que hay una serie de publicaciones de prestantes psicólogos de todo el mundo, que recogen propuestas para activar todo el cerebro. Entre ellas están:

El día de la mano

Hay un mayor dominio en la utilización de una de las dos manos para escribir, sostener la raqueta para jugar tenis o lanzar una bola de béisbol, por ejemplo. Una buena parte de la población es diestra o ambidiestra; por eso, el ejercicio que recomienda la psicóloga Valencia consiste en que un día a la semana se realicen todas esas actividades con la mano que no se utiliza habitualmente. “Esto va a permitir cruzar los hemisferios cerebrales e incrementar la reserva cognitiva”, sostiene.

En voz alta

Otro de los ejercicios recomendados es la lectura, pero no la tradicional, que se hace cuando se lee un libro, un periódico, una revista o se estudia para un examen. Los psicólogos aseveran que, al leer en voz alta, se despejan nuevas rutas neuronales que permiten una mayor actividad del cerebro.

Música

Hoy por hoy, la música está muy presente en el día a día de las personas. Las aplicaciones virtuales ofrecen cientos de miles de canciones, de ritmos, que abarcan los gustos de todas las generaciones.
Liliana Valencia sugiere que por lo menos dos veces a la semana se debe escuchar música 8D con auriculares. Este es un sonido que proviene de distintas direcciones y se utiliza en películas y videojuegos. “Es especialmente envolvente, lo que permite activar el cerebro en todo su conjunto”.

Retos

La atención y la concentración son algunos de los desafíos más grandes para la memoria. Las personas se distraen con facilidad de las tareas que están desempeñando: un ruido, una conversación o un movimiento es suficiente para perder la atención. Un ejercicio que recomienda la psicóloga es el de retar la atención: “Observamos en la calle a varias personas. Luego, cerramos los ojos y recordamos en detalle qué prendas llevaban puestas, cómo eran los zapatos, de qué color era el cabello, si iban solas o acompañadas”.

De acuerdo con Valencia, entrenar el cerebro es crear hábitos que conduzcan a desarrollar todo el potencial cognitivo. Se puede lograr si las personas dedican una parte de su día a que el cerebro no permanezca en la placidez del sofá.



Imágenes del banco de imágenes Shutterstock

¡Conoce más sobre Colmédica!