Cerrar
Anterior Siguiente
Los adultos mayores, cómo apoyarlos durante el confinamiento

Los adultos mayores, cómo apoyarlos durante el confinamiento

“La medida de aislamiento es una oportunidad importante para compartir tiempo con los adultos mayores, entenderlos y acompañarlos”

Nelson Eliécer Roa, psicólogo de los Centros Médicos Colmédica

Son el grupo poblacional no solo con más riesgo de contagiarse, sino el de mayor índice de mortalidad por COVID-19. En Colombia, las personas mayores de 70 años deberán estar en aislamiento obligatorio hasta el 30 de mayo como medida de prevención ante la pandemia que azota a buena parte del mundo. La idea es que durante lo que dure la cuarentena, permanezcan en su lugar de residencia y tengan la menor interacción social por su estado de vulnerabilidad.

Esta situación sin precedentes en el mundo es complicada para todos. Quizás un poco más para los adultos mayores, quienes no solo son los más vulnerables, sino los que deben aguardar en sus casas un mayor tiempo. Esto implica un gran reto para su salud física y mental. En este sentido, Nelson Eliécer Roa, psicólogo de los Centros Médicos Colmédica, considera que el reconocimiento que se les brinde a los abuelos en estos momentos será clave a la hora de: delimitar sus actividades, la forma en que se relacionan y cómo se identifiquen con el grupo familiar. No hay que olvidar que ellos son los más experimentados de la familia y pueden ser de mucha ayuda para afrontar esta emergencia. Es importante integrarlos a las dinámicas comunicativas y familiares y comportarse con ellos de la misma forma que con los demás. Es un error hacer alguna distinción o tener actividades diferentes.

Tiempo para compartir


Para quienes conviven con un adulto mayor, esta es una posibilidad para retomar las actividades en familia que, por estar atendiendo asuntos laborales, académicos o sociales, han quedado relegadas. Ahora no hay excusa para disfrutar entre todos de juegos de mesa, lecturas compartidas, deliciosas recetas y compartir alrededor de la mesa.

Asimismo, es momento de retomar la actividad física o, si no se tiene el hábito, empezar a implementarla. En la tercera edad es ideal el estilo de meditación mindfulness, ya sea de manera individual o en compañía. Realizar actividades de meditación que integren ejercicios de respiración y de relajación ayudan no solamente a fortalecer el cuerpo y el espíritu, sino que también son de mucha utilidad para manejar mejor las emociones, en especial durante el confinamiento cuando se presenten o reaparezcan situaciones conflictivas. Gracias a esta práctica pueden superarse o resolverse de una manera más efectiva.

Para los que viven solos

Muchos creen que para los adultos mayores que viven solos es más fácil soportar el confinamiento porque están acostumbrados a la soledad, pero esto no es del todo cierto. A pesar de que haya personas que no viven con sus familias, están acostumbradas a otro tipo de interacción social con vecinos, en la iglesia o amigos. Por eso es importante que se mantengan comunicadas, ya sea por teléfono o por videollamadas, las cuales han sido de mucha ayuda en estos días y son una buena opción para ver y escuchar a hijos, nietos, hermanos, etc.

También hay que fomentar el autocuidado y establecer rutinas. El hecho de que alguien se levante y no tenga claro qué va a hacer puede generar desasosiego o intranquilidad. Si, por el contrario, tiene claras unas tareas, seguramente el transcurso de la jornada va a ser mucho más sencillo con ejercicio, comunicación con seres queridos, buena alimentación, higiene y cuidado personal.

Por otro lado, las mascotas son una muy buena alternativa de compañía, en especial para quienes viven solos, siempre y cuando se tengan desde antes del inicio de la pandemia. De lo contrario, se convierten en una carga, ya que una mascota conlleva procesos de adaptabilidad e implica asumir una responsabilidad que puede ser un poco más demandante y difícil para los adultos mayores.

Para los que viven solos

Momentos difíciles

Durante el confinamiento es posible que se presenten discusiones o peleas. Ante este panorama, el experto indica que la dinámica del conflicto no tiene que ser diferente si está involucrado un adulto mayor. No se justifica un manejo especial. Hay que llevar una comunicación activa y darle espacio al diálogo, la resolución y la aceptación. “Muchas veces nos centramos en qué debemos hacer para que el otro haga esto, pero lo ideal es que nos centremos en nosotros mismos y de qué forma podemos aportar para garantizar un ambiente saludable”, asegura Roa.

Puede que durante esta situación se produzcan sentimientos de tristeza, depresión, melancolía, ansiedad, angustia o pánico, los cuales requieren muchas veces un abordaje profesional. Lo ideal es que se puedan asistir mediante mecanismos virtuales, llamadas telefónicas o médicos domiciliarios. En el interior del hogar se pueden mitigar asumiendo una actitud positiva frente a la situación con una muy buena disposición a escuchar, a reconocer y con espacios en los que los adultos puedan hablar abiertamente de sus sentimientos, emociones o miedos.

SOM

Si necesitas orientación psicológica o médica, comunícate al SOM mediante el App Colmédica y un profesional de la salud te atenderá por videollamada. También puedes escribirnos a vivirbien@colmedica.com y recibir asesoría en psicología.

¡Conoce más sobre Colmédica!