La cuarentena y el distanciamiento social, la mejor vacuna contra el COVID-19

La cuarentena y el distanciamiento social, la mejor vacuna contra el COVID-19

“De acuerdo con las proyecciones del Instituto Nacional de Salud (INS), el país tiene que prepararse para casi 4 millones de casos de infectados por el coronavirus en toda la población. El 80% de estos tendrán síntomas leves”

Martha Lucía Ospina, directora del Instituto Nacional de Salud (INS)

El INS ha sido clave en el manejo de la pandemia transmitida por el coronavirus. Su equipo técnico, en cabeza de su directora Martha Lucía Ospina, ha tenido experiencia en el manejo de epidemias como la del chikunguña, zika y sarampión.

Ospina ha estado al frente del equipo de trabajo que vigila el comportamiento del virus en las diferentes regiones del país. Desde hace cuatro años maneja la dirección del Instituto, es médica, epidemióloga y economista.

Vivir Bien: ¿el lavado de manos y la cuarentena siguen siendo la mejor vacuna, por el momento, contra la pandemia causada por el coronavirus?

Martha Lucía Ospina:

todas las medidas adoptadas por el país han permitido que la tasa efectiva de contactos entre colombianos haya bajado. Mientras no tengamos una vacuna contra el COVID-19, la mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición al virus, por eso en este momento las medidas no farmacológicas siguen siendo las más eficaces para controlar la transmisión. Y estas son todas las que hemos venido implementando y repitiendo a los colombianos: el lavado frecuente de manos, la limpieza y desinfección rutinaria de superficies que se tocan con mayor frecuencia, cubrirse la boca y la nariz con un tapabocas cuando usamos el transporte público y en actividades donde no sea posible reducir la distancia, cubrirse la boca al toser y estornudar, el distanciamiento social y el aislamiento preventivo.


Mientras no tengamos una vacuna contra el COVID-19, la mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición al virus, por eso en este momento las medidas no farmacológicas siguen siendo las más eficaces para controlar la transmisión

Vivir Bien: ¿por qué razón es indispensable el uso de tapabocas cuando se salga a la calle, se vaya a supermercados, se utilice el sistema de transporte masivo o se haga fila en un banco?

M.L.O.:

la medida se adopta de manera obligatoria en los lugares mencionados y es básicamente porque hay interacciones o situaciones de la vida diaria en las cuales es difícil mantener el distanciamiento social y estos son: el sistema de transporte público (buses, Transmilenio, taxis) y áreas donde haya afluencia masiva de personas (plazas de mercado, supermercados, bancos, farmacias, entre otros) donde no sea posible mantener la distancia mínima de 1 metro. También cuando se comparte con personas con sintomatología respiratoria. Cuando se es cuidador de grupos de riesgo (personas adultas mayores de 70 años, personas con enfermedades cardiovasculares, enfermedades que comprometan su sistema inmunológico, cáncer, VIH, gestantes y enfermedades respiratorias crónicas). Y es importante reiterar que los respiradores N95 o máscaras de alta eficiencia, son de uso exclusivo para los trabajadores de la salud.

Vivir Bien: ¿es probable que el virus afecte al 80% de la población en el país?

M.L.O.:

este es un virus nuevo para todos en el mundo, por lo tanto, todos somos susceptibles de contraer la enfermedad en este momento si no se realiza ninguna intervención para evitar la transmisión, tendríamos muchos más casos de los que actualmente el país ha confirmado. Según las proyecciones del INS, el país se tiene que preparar para casi 4 millones de casos de coronavirus en toda la población, el 80% de estos tendrán síntomas leves, pero también tenderemos algunos casos más severos y otros críticos que van a requerir de servicios de hospitalización y los más graves requerirán unidades de cuidados intensivos.

Vivir Bien: ¿lograr aumentar el número de pruebas va a permitir controlar más el virus?

M.L.O.:

claro que sí, la ampliación de la red de laboratorios nacionales por medio de las diferentes universidades y laboratorios privados, así como la llegada al país de las pruebas rápidas para detectar el SARS-CoV2 (agente que causa la enfermedad), permitirán la optimización de recursos ayudando a los profesionales de salud en la toma de decisiones en cuanto aislamiento y tratamiento. Se realizará un diagnóstico y un aislamiento precoz tanto a los casos del COVID-19 como a sus contactos, permitiendo a las autoridades sanitarias realizar un cerco epidemiológico para eliminar eficaz y oportunamente la cadena de transmisión.

Vivir Bien: ¿qué medidas básicas deben tener las personas que están en cuarentena en sus casas para evitar un posible contagio?

M.L.O.:

la mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar la exposición a este virus y bien vale la pena reiterar las medidas: lavar las manos con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas. Quedarse en casa tanto como sea posible. Mantener el distanciamiento físico (mayor a dos metros). No olvidar que algunas personas que no tienen síntomas pueden propagar el virus. Cubrir la boca y la nariz con un tapabocas cuando salen de sus casas. Limpiar y desinfectar diariamente las superficies que se tocan con frecuencia.

Lavado de manos

Vivir Bien: ¿cómo ayuda a los servicios médicos que la población permanezca en cuarentena y evite salir lo posible a la calle?

M.L.O.:

la medida de aislamiento busca disminuir el efecto que el COVID-19 pueda tener en nuestra sociedad. Aunque la mayoría de los casos presenta síntomas leves o incluso puede ser asintomático, son necesarias este tipo de medidas para garantizar el bienestar de toda la población, especialmente de los grupos más vulnerables como son las personas mayores de 70 años y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardíacos o diabetes, ya que, según la OMS, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

También se busca con esta medida que se presenten el menor número de casos posibles en muy poco tiempo, la idea es que, en vez de tener un pico de contagio, tengamos varios piquitos o curvas más pequeñas en un periodo largo de tiempo. Logrando esto, ganamos tiempo para extender la capacidad de respuesta del sistema sanitario y evitar desbordarla.


Lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar, evitar el contacto cercano con personas que están enfermas y quedarse en casa tanto como sea posible, son claves para evitar el contagio del virus

Vivir Bien: muchos expertos internacionales señalan que esta pandemia es fruto de la globalización. Que el mundo se desplaza cada vez más fácilmente de un lado a otro. ¿Este virus va a cambiar la vida que hoy lleva el planeta?

M.L.O.:

todos queremos volver a la normalidad cuanto antes. Pero parece que la mayoría de nosotros todavía no somos conscientes de que nada volverá a la normalidad en las próximas semanas, ni siquiera en unos meses. La pandemia del COVID-19 nos ha enseñado una importante lección sobre nosotros mismos como comunidad humana: estamos interconectados y somos interdependientes los unos de los otros en formas en las que nunca nos habíamos planteado. La salud y el bienestar de uno mismo depende de la salud y el bienestar de todos, y el mismo principio se aplica más allá de las fronteras y regiones. De hecho, nuestra salud colectiva define la salud de las empresas y las economías dentro y por medio de las naciones.

Servicio de salud

Vivir Bien: ¿cuándo realmente las personas deben comunicarse con los servicios de salud para saber si el virus lo ha afectado?

M.L.O.:

los síntomas del COVID-19 son similares a los presentados por otras infecciones respiratorias comunes, por esto miles de personas consultan y pueden congestionar el sistema de salud, restándole posibilidades a quienes de verdad requieren la atención médica. Aunque la mayoría de contagiados con el virus no necesitarán atención, una persona debe consultar si presenta los siguientes signos de alarma:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor o presión persistente en el pecho.
  • Confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes.
  • Coloración azulada en los labios o en el rostro.
  • En niños menores de cinco años se debe consultar si los padres observan una respiración rápida, si la nariz se abre y cierra más de lo normal, lo cual indica un gran esfuerzo respiratorio o si identifican el hundimiento de las costillas.

¿CUÁNDO CONSULTAR?

Dificultad para respirar

Dificultad para respirar

Dolor o presión persistente en el pecho

Dolor o presión persistente en el pecho

Confusión o dificultad para estar alerta

Confusión o dificultad para estar alerta

Coloración azulada en los labios o el rostro

Coloración azulada en los labios o el rostro

Vivir Bien: ¿qué tan expuesta está la población infantil?

M.L.O.:

es un virus nuevo en el mundo y todos somos susceptibles de adquirirlo, los niños no son la excepción, aunque en ellos la enfermedad se expresa de manera más leves que en otros grupos de edad, desde tener el virus y no tener signos o síntomas de la enfermedad hasta cuadros gripales leves. El riesgo en esta población radica en que pueden ser transmisores potenciales de la enfermedad entre sus cuidadores o responsables de avanzada edad (mayores de 70 años), quienes están en riesgo de tener un cuadro clínico y curso de la enfermedad más severo que puede incluir la muerte. Por eso el Gobierno Nacional ha tomado la decisión que los niños y jóvenes deben estar en su casa, como mínimo, hasta el 30 de mayo de 2020, y ha suspendido la labor presencial en universidades, colegios y jardines, para que no se conviertan en vectores de propagación del COVID-19.

¡Conoce más sobre Colmédica!